SEGUNDO DIA DE LA FAMALIA OBAMA EN LA HABANA CUBA

LA HABANA, Cuba – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mostró ayer con la acción que su política de acercamiento a Cuba no es un mero coqueteo, al iniciar una visita oficial de tres días que lo convierte en el primer mandatario estadounidense que toca suelo de este país caribeño desde que se activó el bloqueo o embargo económico a la isla en 1962 y desde que Calvin Coolidge hiciera lo propio en 1928.

Bajo una lluvia impertinente y repentina que obligó al uso de paraguas, la escena más impensada de todas en la política internacional se dio ayer cuando Obama bajó del “Air Force One” junto a su familia y fue recibido por el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, tras tocar tierra cerca de las 4:20 p.m. hora local en el Aeropuerto Internacional José Martí.

La primera comunicación de Obama se dio por su perfil social de Twitter, cuando se lanzó un cubanismo clásico al escribir en español: “¿Que bolá Cuba?”.

“¿Qué bolá?” es el saludo habitual de los cubanos, una especia de “qué es la que hay” para los boricuas.  En el mensaje también dijo que “acabo de tocar tierra aquí y espero poder juntarme y escuchar directamente al pueblo cubano”.

Desde Cuba

Obama llegó al país acompañado de su familia y no fue recibido por el presidente Raúl Castro, pues éste no acostumbra esa práctica con los jefes de Estado de visita en el país. Ni siquiera lo hizo el viernes pasado con la llegada oficial del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, el más cercano de sus colaboradores. Una rara excepción se dio con el Papa Francisco el año pasado.

Aún así, la escena no dejó de ser impresionante, pues hasta hace poco más de un año estos dos países eran enemigos acérrimos y la posibilidad de un acercamiento entre ambos parecía imposible.

Pero todo cambió cuando el 17 de diciembre de 2014 ambos presidentes dejaron con la boca abierta a medio planeta al anunciar que iniciaban conversaciones para la reapertura de relaciones diplomáticas. Desde entonces nada se ha detenido y los dos gobiernos reabrieron el canal diplomático y han avanzado muchísimo en materia de acuerdos económico pese a que el bloque o embargo económico aún está vigente.

Hoy,ese proceso de diálogo ha llevado a Obama a visitar Cuba, un desafío abierto a quienes ven con alto recelo la política de acercamiento establecida por la actual administración.

El mandatario estadounidense viajó a Cuba acompañado por su esposa Michelle Obama y sus dos hijas, Malia y Sasha, así como miembros de su gabinete, senadores republicanos y demócratas, y personalidades de la sociedad civil, entre ellas familiares de Jackie Robinson, el primer jugador negro en las Grandes Ligas y quien jugó en Cuba. Fueron recibidos por Rodríguez y un séquito de importantes funcionarios diplomáticos a su arribo.

El primer intercambio de Obama al aterrizar se dio con personal de la reciéninaugurada Embajada de Estados Unidos en Cuba. Allí el presidente reconoció a tres empleados nativos cubanos que han trabajado para Estados Unidos por largos años, incluso desde los tiempos cuando la embajada era conocida como la Sección de Intereses.

El primer saludo del mandatario fue un “¿cómo andan?”, en perfecto español, lo que causó risas entre los presentes.

“Estoy muy contento de que hayan traídos sus familias aquí porque me encanta tomarme fotos con los niños… Su futuro es para lo que trabajamos tan duro y estoy muy satisfecho de que ustedes hayan logrado que esto se ocurriera”, dijo Obama al personal que labora día a día en el recinto estadounidense, símbolo de los mejores y peores momentos en la relación entre estos dos países.

Obama dio un paseo de corte turístico por La Habana Vieja guiado por el historiador de la ciudad, Eusebio Leal. Allí pasó por varios puntos, incluyendo la monumental Catedral, donde fue recibido por el cardenal Jaime Ortega, quien fue, junto al papa Francisco, una importante figura en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos.

Obama será recibido hoy por el presidente Castro. Será el día para la diplomacia. Primero visitará el memorial de José Martí para rendir tributo y luego se reunirá con Castro en el Palacio de Gobierno para tocar temas sobre la relación diplomática entre ambos países, el bloqueo económico, derechos humanos, Venezuela y las negociaciones de paz de Colombia.

Después, tendrá un encuentro con emprendedores cubanos y empresarios estadounidenses con operaciones en Cuba, además de una cena de estado en la noche.

Mañana, martes, 22 de marzo, Obama dará un discurso en el Teatro Alicia Alonso que será transmitido en vivo por la televisión cubana, luego se verá con representantes que abogan por la ampliación de los derechos civiles en Cuba y finalmente acudirá al partido de béisbol entre los Rays de Tampa Bay y una selección cubana.

De ahí partirá a Argentina para vacacionar y otra visita oficial.

Previo a su llegada, Obama sorprendió a los cubanos participando en un paso de comedia del personaje “Pánfilo”, el famoso personaje del programa humorístico semanal “Vivir del cuento” de la televisión del Estado. “Pánfilo” es interpretado por el comediante Luis Silva y en su programa se hace una crítica mordaz de la vida diaria en Cuba.

En la conversación, que evidentemente fue montada con elementos de postproducción, “Pánfilo” llama a la Casa Blanca buscando información del clima y de la visita de Obama y es el mismo presidente quien le responde, dando paso a un intercambio plagado de comentarios alusivos a la realidad cubana, como los “almendrones”, como se conoce a los carros antiguos aquí.

Se estima que unos 1,500 periodistas de unos 50 países han venido a cubrir el histórico evento en tierras cubanas.

La prensa cubana se hizo eco de la visita y le dio carácter histórico, con un seguimiento minuto a minuto en las plataformas digitales y transmisiones a través de la televisión nacional. El gobierno de Cuba, como es habitual, no emitió comentarios al momento.

El embajador Jeffrey DeLaurentis, charge d’affairs de la Embajada de Estados Unidos, dijo que “cuando el presidente Obama estaba en campaña, acostumbraba a usar frases como ‘sí se puede’. Bueno, en las relaciones Cuba-Estados Unidos, como se ha destacado en su presidencia, podremos decir ‘si, lo hicimos’”.

Y es cierto, lo hicieron, pero entre estos dos países todavía queda mucho por concreter.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *