Juanma López versus Wilfredo 'Papito' Vázquez Jr (horizontal-x3)
Juanma López noqueó a Wilfredo ‘Papito’ Vázquez Jr. en la cartelera celebrada esta noche en el Coliseo Roberto Clemente, en Hato Rey. (André Kang)

La contundente victoria de Juanma López sobre su némesis Wilfredo Vázquez, hijo la noche del sábado en el coliseo Roberto Clemente de Hato Rey fue un memorable duelo que rescató una cartelera repleta de pleitos vergonzosamente disparejos y ausente de aspectos básicos de logística y organización.

Retornando al cuadrilátero tras dos años retirado, López arrancó luciendo lento, falto de puntería y con pésimo desplazamiento. Pero peleó con tesón, paciencia y disciplina, apenas desviándose de su plan de pelea: presión continua pero manteniéndose alerta y con la guardia alta para evitar los contragolpes.

Por su parte, Vázquez, hijo quien subió al ring con una máscara dorada al estilo de luchador profesional mexicano, salió agresivo con su jab. También tanteó a López en los planos bajos y cerró el inicial con una buena diestra arriba. Esto le pareció inyectar confianza y el de Bayamón aumentó su oferta ofensiva en el round dos.

Juanma acertó un gancho diestro –su arma más letal- ante un Papito que venía de entrada. Poco después, fue Vázquez, hijo quien llegó con su mano pesada, una derecha al rostro que sacudió al de Caguas por primera ocasión en el combate.

López retomó la ofensiva en el último minuto y se llevó el round con varias derechas al cuerpo que pusieron en reversa a Vázquez, hijo.

Al comienzo de la tercera vuelta, López presionó y recibió una derecha intentando llegar a la media distancia. Trató de ripostar pero estaba fuera de distancia.

Sin embargo, el de Caguas seguía su paciente marcha frontal, con hermética defensa y llegando con cada vez más frecuencia y mejor puntería.

Los ojos de Vázquez, hijo, que a menudo le dan problemas en combates duros, ya estaban enrojecidos. Papito retrocedió la mayor parte del tercero, y de ahí en adelante. Su ofensiva comenzó a disminuir, en aparente respeto al peso de las manos de Juanma.

Un intercambio alocado en el cuarto continuó incluso cuando el réferi Ramón Peña se metió entre ambos para intentar separarlos. Esto les ganó sendas amonestaciones de parte del oficial, quien brilló en su labor. Solo se dejó sentir cuando la pelea parecía descarrilarse.

Luego de esa intervención, Vázquez hijo intentó chocar guantes con Juanma, pero el de Caguas no estaba en tarima para hacer amigos.

Curiosamente, en el centro del ring antes del inicio del combate, Vázquez hijo rechazó chocar guantes con López cuando éste le ofreció una mano al final de las instrucciones del árbitro.

Como la ofensiva de Vázquez hijo seguía disminuyendo, López aprovecho para tirar más su 1-2. Le pegó una de esas combinaciones sólidas en la cara al bayamonés, quien respondió quedándose parado en el mismo sitio, exagerando una expresión de seriedad, como si el golpe no le hubiera hecho nada. Juanma le repitió la dosis y Papito, indispuesto a intercambiar, siguió con su histrionismo. Poco después visitó la lona cuando se tropezó con los pies de su rival tras recibir un golpe en corto. Peña lo declaró resbalón.

script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">
script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *