Sorpresivos traslados en la Policía

La superintendente Michelle M. Hernández de Fraley trasladó fulminantemente el viernes al teniente coronel José Rosario Polanco, director de la Oficina de Seguridad y Protección y al teniente coronel Israel Rojas, comandante del Área Policíaca de Utuado, a posiciones de menor jerarquía y lejos de sus hogares en una aparente movida de índole político partidista.

Rosario Polanco fue asignado como comandante auxiliar en el Área Policíaca de Caguas, posición que era ocupada por el teniente Noel Torres Roca. Torres Roca fue comandante de varias policíacas, la última de ellas la de Utuado, de donde fue enviado a Caguas como auxiliar.

Rosario Polanco, quien hace varias décadas estuvo asignado a la escolta del exgobernador Rafael Hernández Colón, es visto como afiliado del Partido Popular Democrático (PPD). Fue sustituido por el teniente coronel Pedro Sánchez, a quien se le identifica como simpatizante del partido en el poder, el Nuevo Progresista (PNP).

El teniente coronel Rosario Polanco reside cerca de Arecibo.

En el caso del teniente coronel Rojas, que reside en el suroeste, fue enviado de Caguas a Ponce. Rojas, con el rango de comandante había demandado en una ocasión a la Policía alegando que estaba siendo discriminado políticamente. En la demanda alegó que, aunque era afiliado al PNP durante la regionalización bajo la superintendencia de José Enrique Figueroa Sancha fue relegado y las posiciones de importancia en Arecibo le fueron dadas a oficiales con rangos de menor jerarquía.

Cartas a la mano

La superintendente estuvo el viernes en Ponce y le entregó el traslado al teniente coronel Carlos Juan Miranda Soto para dirigir el Área de Utuado, varios meses después de que le hubiera impuesto un castigo de cinco días por expresiones proselitistas que hizo a través de las redes sociales en la pasada campaña electoral.

Miranda Soto fue uno de los miembros de la Uniformada que fueron designados después de las elecciones por la administración entrante al comité que nutriría información para el proceso de transición.

El comité fue disuelto en diciembre después de que CNN PR reseñara que tres de sus integrantes, entre ellos Miranda Soto, tenían un sinnúmero de querellas administrabas. Miranda Soto ingresó en la Policía en 1983 y para finales de 2016 tenía en su expediente 24 querellas de hostigamiento laboral, hostigamiento sexual, negligencia en el cumplimiento del deber y desobedecer órdenes, entre otras. Ha recibido cuatro orientaciones y una suspensión de empleo y sueldo de 10 días. Las otras fueron archivadas y Hernández de Fraley lo sancionó con cinco días de suspensión por subir a su página de Facebook una foto suya uniformado tomada en la Academia mostrando una guagua roja que le fue asignada antes de elecciones, en  la que hace comentarios de que se la habían dado de ese color y que enero las cosas cambiarían.

 

Entre otros movimientos que hizo Hernández de Fraley el pasado viernes, sacó la Oficina de Protección y Seguridad de la Superintendencia Auxiliar en Investigaciones Criminales para que responda al superintendente asociado coronel Henry Escalera.

Seguridad y Protección está a cargo de las escoltas de dignatarios y otros servicios para la seguridad de funcionarios del País.

El subdirector capitán Carlos Alicea también fue removido y en su lugar fue designado el comandante Julio Marcano, quien estuvo en la seguridad de La Fortaleza durante la gobernación de Luis Fortuño.

Otros integrantes de la escolta de David Bernier también han sufrido traslados de aparente índole político

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *