Se desploma el consumo en la Isla

En la medida se recrudece la situación económica de la Isla, la dependencia gubernamental se dispara, como fuese revelado en el más reciente estudio de la Firma Gaither Corporation. Del mismo se desprende que más del 50% de la población encuestada recibe ayuda gubernamental. A la misma vez, se continúa reduciendo el gasto en todos los segmentos económicos.

Acorde con el estudio, el 56.3% de los encuestados tienen Mi Salud como plan médico, 50.9 % son tarjetavientes del Programa de Asistencia Nutricional (PAN) y un 6.1%, reciben la asistencia del WIC, porcentaje que es más reducido ante la merma significativa de nacimientos y la fuerte migración de familias con menores de edad.

El estudio refleja además, que la incidencia de gastos mayores recae en la compra de alimentos, pagos de utilidades como agua, luz y gas, celulares y comer afuera. Sin embargo, todas estas partidas se han visto reducidas. Fuera del pago de hipoteca, universidad, cuidado médico y servicio de televisión paga, todos los demás gastos han registrado mermas.

En el segmento de comer afuera, del 58% de los encuestados que lo hacen, el 52% es en restaurantes de comida rápida, promediando a la semana un $27.63. El pasado año, ese promedio de comer afuera alcanzaba el 63%. En este particular, es significativo ver que de un 19% de la población total de la Isla que patrocinaba los restaurantes de servicio rápido, hoy el porcentaje se ha reducido a 12%, lo que representa al sector una caída en ventas de unos $400 millones a $500 millones cada día.

Asimismo, el pago de renta es otro de los principales, donde se promedia $239.57 mensuales. Según el estudio, el 63% de los encuestados viven en propiedades residenciales que están saldas, un 24% vive alquilado, la mayoría de ellos en casas o apartamentos de una habitación y un 8% vive en casa hipotecada, porcentaje que aunque parece reducido, representa 120,000 hogares, equivalentes a $84 millones mensuales.
El pago de utilerías, sigue siendo unos de los gastos principales del puertorriqueño, el cual toca todo tipo de clase social. En el segmento del agua, el gasto promedia menos de $50 mensuales y en la luz menos de $100 mensuales.

Ante la crisis económica, el segmento de servicios domésticos es uno de los más afectados, gasto donde en cerca del 90% de los encuestados no incurren. El que más gasta en esta área son los que pagan hipoteca, y apenas alcanza un 17%, y gastan menos de $50. Igual tendencia refleja el gasto en el pago de mantenimiento de lugar donde residen.
Educación

Mientras en la Isla se debatía recientemente la reapertura de la Universidad de Puerto Rico, ante la posible alza en el costo de sus créditos, el estudio revela que hoy ese costo no es tan elevado gracias a las becas y otras ayudas económicas. Solo el 3% de los encuestados aceptan tener este costo, el cual promedia los $575 por semestre.
Lo significativo del estudio, es que contario a lo imaginado, la UPR, en su variedad de recintos, no lidera en el patrocinio, ni en el área metro y sub regiones, ni en las regiones de Arecibo, Caguas, Ponce y Mayagüez. En la primera sub región, la UPR de Rio Piedras ocupa la segunda posición después de la UMET y en una quinta posición aparece la UPR de Bayamón. En las regiones del resto de la Isla, el primero de los recintos de la UPR que aparece es el de Ponce en una sexta posición, lo que pudiese sugerir una fuga de estudiantes hacia las universidades privadas.

Planes de Salud

Este segmento aunque es uno de los de mayor inversión por parte del consumidor, el mismo reflejó una reducción de seis puntos porcentuales, donde más del 50% es tarjetaviente del plan de salud del gobierno y un 29% está pagando un plan individual que promedia los $127.04 mensuales.

La gente no está tomando prestado

Si bien es cierto que la gente no está gastando, igualmente es cierto que la gente no está tomando prestado. Según se desprende del estudio, solo un 10% de los encuestados tienen el gasto de pago de préstamo en bancos y un 3% en financieras. Esto, al unirse a la significativa baja de cierres hipotecarios, sugiere una preocupante situación para las instituciones bancarias que viven de dichos intereses. La situación se dificulta aún más, cuando sigue en alzada la compra de autos usados. Actualmente, más del 80% de los autos que transitan por las carreteras de este País son de 2010 hacia atrás. Según el estudio, solo un 10% de los encuestados tiene entre sus gastos el pago de auto.

No obstante lo apretada que esta la economía, el consumidor ha comenzado a ahorrar, promediando los $50 mensuales.
En torno a la tecnología, en todos sus segmentos se ha visto reducirse su inversión. En la Internet en los hogares, retrocedieron 12 puntos porcentuales, al igual que cable y satélite. Los celulares, retrocedieron en seis puntos porcentuales. Una tendencia a la baja similar presenta el gasto en entretenimiento.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *