La AEE repara una línea de transmisión en Naguabo

La AEE repara una línea de generación (horizontal-x3)

La orden ejecutiva 35 permite la utilización de activos, personal y equipo de la Guardia Nacional en apoyo a la Autoridad de Energía Eléctrica. (Juan Luis Martínez Pérez)

Naguabo – La línea de transmisión 36200, que asegura el suministro continuo de electricidad al área Este de la isla, tiene tramos tan escabrosos que solo pueden accederse por aire. Por eso, cuando ocurren averías, los trabajos de reparación necesitan planificación extrema.

 Operativo conjunto para reparación de línea eléctrica
Diversos factores contribuyeron al deterioro de cinco postes de madera, que se reemplazaron con la asistencia de un helicóptero de la Guardia Nacional, en la falda del Bosque Estatal El YunQUE

Para la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), el panorama se complica cuando su mejor helicóptero, el Súper Puma, está inoperante por reparación desde el 22 de junio de 2016.

Ayer, la escena en el barrio Maizales en Naguabo era de película. En virtud de la orden ejecutiva 35, firmada por el gobernador Ricardo Rosselló el pasado 13 de junio, un helicóptero “Black Hawk” de la Guardia Nacional asistía a la AEE en el reemplazo de cinco postes de madera que sostienen la línea 36200, que es de 115 mil voltios y discurre por la falda del Bosque Nacional El Yunque.

Justo González, director de Generación de la corporación pública, dijo que los postes se deterioraron “por el paso del tiempo”. Uno de ellos colapsó, “fracturando” otros tres. Un quinto poste fue impactado por un rayo.

Desde un parque de pelota en el barrio, el “Black Hawk” se elevaba una y otra vez cargando postes de madera, que serían los nuevos soportes de las torres conocidas como “tipo H”. CNN PR presenció el reemplazo de los dos postes de la torre 215, que estaban inclinados y lucían podridos.

De hecho, Joel Pérez Rodríguez, técnico especializado de la AEE y parte de la decena de brigadistas en el área desde las 5:30 a.m., contó que la torre no se inspeccionaba desde 1994, según constata una chapa de metal clavada en uno de los postes. “Se supone que las inspecciones sean anuales, lo que denota falta de mantenimiento y personal”, dijo.