Nina Droz lleva 17 días en el “hoyo”

Nina Droz

Alejandra “Nina” Droz Franco, de 37 años, se declaró culpable de “conspirar para cometer una ofensa contra Estados Unidos”, durante la protesta del 1 de mayo, cuando intentó incendiar un edificio que albergaba al Banco Popular y otros comercios interestatales.

La abogada Mariana Nogales Molinelli denunció ayer supuestas violaciones al procedimiento disciplinario que está enfrentando la activista Nina Droz Franco, quien está recluida en una celda en solitario en el Centro Metropolitano de Detención (CMD), en Guaynabo.

La joven -conocida como Nina “la que respira fuego”- fue una de las arrestadas por presuntamente intentar incendiar el edificio del Banco Popular en Hato Rey durante la manifestación del 1 de mayo.

Nogales Molinelli explicó que Droz Franco continúa en detención solitaria, a pesar de que el manual de reclusión indica que el carcelario no puede pasar más de dos semanas recluido en el “hoyo”, como le llaman los presos.

“Nina permanece ahí desde el 27 de julio y ya para el día de hoy (ayer) lleva 17 días en solitario. Esto tiene unos efectos emocionales en la persona y posiblemente tiene la intención de destruir a la persona. Es un proceso bien degenerativo, ya que la persona tiene que estar 23 horas encerrada en el cuarto, en solitaria y tiene una hora de recreación. Esa hora de recreación implica que todas las otras personas tienen que ser desalojadas del patio”, dijo Nogales Molinelli en una rueda de prensa realizada en Guaynabo.

Además, la licenciada mencionó que Droz Franco solo puede bañarse tres veces en semana y no los fines de semana. También señaló que su vestimenta y la ropa de cama es anaranjada brillante, lo que afecta sensorialmente a la reclusa. “Ella me ha dicho que ha tenido que esconder las sabanas debajo del ‘mattress’ porque no puede con el color”, comentó.

Otro incidente por el que pasó Droz Franco, según su abogada, es que recibió la comida sin un tenedor, “obligándola a que se la comiera con las manos”.

Añadió que el pasado 6 de agosto un guardia de apellido Saavedra “amenazó con hacerle un informe disciplinario solo porque ella ordenó que se le prendiera la luz. En el cuarto de reclusión de solitario hay una ventana que luego que cae el sol ella se queda a oscuras”.

“Luego de amenazarla (Saavedra) estuvo pasando por la puerta tirándole besos y guiñadas. Ella lo fue anotando cada vez que seguía ese patrón de humillación”, añadió.

La reclusa fue alojada en la celda solitaria luego de que las autoridades de la cárcel encontraran en su celda un pequeño pedazo de plástico que entendían no debía estar ahí. La propuesta fue que una vez se revisara el hallazgo, Droz

Franco regresaría a la celda ordinaria, pero esto nunca ocurrió.

Lento procedimiento legal

De otro lado, la licenciada mencionó que su cliente no ha recibido una copia del informe que emite el personal de la cárcel, en donde se detalla la evidencia específica y de manera clara para que el recluso entienda los delitos que se le imputan “con el propósito de que pueda preparar su defensa”.

“Esto es lo que los abogados conocemos como el requisito de notificación y es parte del debido proceso de ley que ampara a todas las personas en cualquier procedimiento y, sobre todo, cuando hay una situación de privación de libertad”, explicó Nogales Molinelli.

Detalló que la joven tampoco ha recibido la notificación de que su caso ha sido referido para un proceso criminal.

Droz Franco enfrenta dos cargos por intento de destruir o dañar un edificio con fuego y conspiración por presuntamente intentar prender fuego en el edificio ubicado en la zona bancaria de la Milla de Oro. El 12 de julio cambió su alegato y se declaró culpable del cargo de conspiración.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *