Corrupción policial en el foco federal

Policía comandancia

Ayer, una veintena de agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) allanó la División de Homicidios en la Comandancia de Carolina en relación a esta pesquisa.

Fuentes de CNN PR informaron que el allanamiento giró en torno a un agente que laboró por alrededor de 15 años en la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC).

 Sus supervisores lo calificaban como un excelente investigador y hombre reservado. Se informó que hace varios meses pidió que lo trasladaran a otra unidad porque estaba saturado de la labor en Homicidios. Fue trasladado a una oficina para atender los pedidos de antecedentes de casos de delitos sexuales para maestros y otros funcionarios.

Varias fuentes apuntan que la investigación está relacionada a posibles vínculos con el jefe de una narcopandilla que opera en el área noreste del País, a la que se vincula al menos a otros cuatro agentes.

La investigación que comenzó en 2012 no ha culminado.

Los compañeros del policía blanco de esta pesquisa estaban sorprendidos ayer, pero desconocían qué le preguntaron los agentes del FBI mientras lo entrevistaron.

 Los agentes federales le ocuparon el teléfono celular y se llevaron expedientes de varios de los casos que había investigado. El agente fue citado por los federales para que acuda a sus oficinas en los próximos días.

Las fuentes señalan que posiblemente algunos integrantes de la narcopandilla que están bajo custodia federal habrían hablado de las relaciones que presuntamente el líder de la organización mantiene con este y los agentes bajo investigación.

Sin embargo, para sus compañeros es un hombre trabajador que ha manejado casos importantes y complejos. Entre sus más recientes casos está el asesinato de un guardia de seguridad y su hijo, que ocurrió el pasado abril en Canóvanas, el que fue inmediatamente esclarecido.

 Por su parte el director del FBI en la Isla, Douglas Leff, dijo en una conferencia de prensa improvisada en la Comandancia de Carolina que el allanamiento se originó tras recibirse una querella y mediante información de inteligencia.

“Tenemos un caso oficial, hay una querella… es un caso potencial de corrupción”, señaló Leff.

“Estamos revisando documentos”, manifestó.

El funcionario afirmó que durante el día de ayer no se iban a producir arrestos, pero no los descartó.

Al ser preguntado sobre si están haciendo una limpieza en la Policía, Leff respondió: “Es la meta de nosotros”.

Mientras, aseguró que el allanamiento en Carolina no está relacionado al efectuado el mes pasado en la Comandancia de Vega Baja.

En la pesquisa colaboran agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) e inspectores postales.

Coopera la Policía

Por otro lado, la superintendente Michelle Hernández sostuvo que la Policía está cooperando con la investigación que lleva a cabo el FBI.

“El FBI cuenta con toda nuestra cooperación para cualquier investigación que estén realizando en la Comandancia de Carolina. Ningún oficial de ley y orden está por encima de la ley”, dijo la jefa de la Policía en declaraciones escritas.

La funcionaria declaró que “el pueblo espera que nosotros en la Uniformada seamos ejemplo para la sociedad y así lo hace la mayoría de nuestros agentes. No dejaremos que unos pocos dañen el buen nombre de muchos. Apoyaremos la investigación hasta las últimas consecuencias”.

En el pasado, el FBI ha efectuado múltiples arrestos por casos de corrupción contra agentes de la Policía.

Uno de los casos más relevantes de corrupción policiaca fue el del denominado ‘Combo de los Suricatos’, en el que 10 agentes de la División de Drogas de San Juan fueron acusados por conspiración para violar derechos civiles, extorsión so color de autoridad, conspiración para distribuir sustancias controladas y mentir a las autoridades federales

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *