Huracanes, “un mal necesario”

A una semana de su paso al norte de Puerto Rico, los “expertos del tiempo” del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan reflexionaron sobre los aspectos que hicieron de Irma un huracán peculiar, más allá de su intimidante potencia, y por qué no causó el daño devastador al nivel que se esperaba.

Se veía claro en las fotos desde el espacio. Una monstruosa nube, muy organizada, con un ojo de circunferencia perfecta, arropaba la isla la noche del pasado miércoles, 6 de septiembre. El ojo justo al norte, ni más ni menos, a 55 millas de San Juan en su punto más cercano, luego de acercarse a 26 de Culebra y Fajardo.